lunes, 27 de junio de 2011

River Plate a la segunda division


BUENOS AIRES.— El estadio Monumental, del River Plate, era anoche la imagen de un club destruido. No sólo porque el empate (1-1) contra Belgrano de Córdoba (que ascendió a Primera División), lo condenó a jugar la próxima temporada en la Primera B (segunda división argentina), sino por los disturbios y ataques vandálicos de sus hinchas, que destruyeron las instalaciones del estadio y del club.
Antes de los enfrentamientos con la policía, y los incendios de basura, que registraron un policía muerto y 55 heridos, hubo un partido, el más importante en la historia del River, que en la ida, en Córdoba, había caído 2-0.
A los cuatro minutos, después de un gol de Belgrano anulado por el árbitro Sergio Pezzota, el delantero Mariano Pavone le daba un alo de esperanza a la parcialidad millonaria que había colmado el estadio desde bien temprano, con un disparo de media vuelta desde fuera del área que transformó en gol.
A partir de allí, River fue más. Belgrano se refugiaba sobre su valla, mas su portero Juan Carlos Olave (quien tuvo un paso por River, en 2005) tapó dos pelotas, una a Lamela y otra a Arano.
En el segundo tiempo, Belgrano salió unos metros más adelante. Farré ganó personalidad y el balón comenzó a pasar por los pies del que más sabe en ese humilde plantel, que ayer consiguió la victoria más importante de su historia como club, Fabián Vázquez.
Por eso y por el planteo táctico de su técnico, Ricardo Zielinsky, a los 22’ llegó el empate, gracias a un centro de Mancinelli, que Farré mandó a las mallas, enmudeciendo el mundo River.
Seis minutos más tarde, un empujón del defensa Lollo, contra Pavone, le dio una nueva oportunidad al River. Pavone lanzó desde los 11 pasos y Olave, transformado en héroe, evitó el gol.
El partido se suspendió dos minutos antes del final debido al ingreso al estadio y la caída de proyectiles sobre el campo. Las lágrimas de los jugadores de River eran elocuentes. Uno de los tres equipos más grandes del país, jugará por primera vez desde 1907 en la Segunda. Los alrededores del estadio y las calles de los barrios de Núñez y Belgrano eran la imagen del las cenizas de verdaderas batallas campales, con comercios destruidos y el humo de las barricadas. Consecuencias inevitables en un país donde el futbol suele ser una cuestión de vida y muerte.
Anoche, cuando la policía informaba que había más de 40 detenidos, las autoridades del futbol evaluaban los daños en el Momumental, el que será clausurado, y se pone en duda que ese vaya a ser el escenario de la final de la Copa América, lo que se decidirá en las próximas horas. Anoche, todos buscaban digerir este momento histórico. River, los Millonarios, el más campeón del historial argentino, quedó en ruinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.