jueves, 9 de agosto de 2012

Manlio Fabio Beltrones y Emilio Gamboa: El viejo PRI en el congreso


Por Victor Hernández

Finalmente se confirmó lo que ya era un acuerdo cupular en el PRI: Que Manlio Fabio Beltrones sea el coordinador de la bancada priista en la cámara de diputados y Emilio Gamboa sea el coordinador del PRI en el Senado.

Tanto Beltrones como Gamboa representan al viejo PRI. Y ese viejo PRI sería el que estaría operando finalmente en el congreso. Enrique Peña Nieto, de no invalidarse la elección, resultaría una mera figura decorativa puesta en Los Pinos para que les promulgue las cochinadas que aprueben.

Hay dos datos que podrían no hacerle las cosas tan tersas al PRI con Gamboa y Beltrones, no obstante.

En el caso de Gamboa, arrastra la cola que le pisen de su cercanía con Kamel Nacif. Todavía se recuerda la llamada que tuvo Gamboa con Nacif en la cual el empresario que bautizó a Mario Marín como "mi góber precioso", le dice que no apruebe una ley y le dice "dale pa'trás, papá."

De esa ralea es Gamboa.

De Beltrones, bueno, ni por dónde empezar. Pero lo más interesante será ver cómo se lleva con el PANAL. Y es que hace apenas un año, en julio de 2011, para ser exactos, Beltrones rechazó hacer alianza con Elba Esther Gordillo.

Para octubre, Beltrones siempre sí aceptó hacer alianza con Gordillo en un gobierno "de coalición." Obvio. En ese entonces era cuando se iba a definir la candidatura presidencial del PRI.

Pero al final, como el PRI le jugó chueco a Beltrones y cargó los dados a favor de Peña Nieto, a finales de noviembre de 2011 Beltrones declinó a la candidatura presidencial.

Por lo cual, la postura de Beltrones hacia Elba Esther Gordillo queda en veremos. Y la postura de Gordillo hacia Beltrones también.

El detalle, es que sin el PANAL, el PRI pierde la mayoría simple en la Cámara de Diputados.

Así que una de dos: o el PANAL va a convertir a Beltrones en su nuevo Felipe Calderón, o Beltrones los va a mandar al cuerno y va a poner a Peña Nieto a lidiar con ellos.

Cualquiera de las dos opciones le complican las cosas al PRI a menos de que operen exactamente igual que como operó Calderón: arreglando las cosas "con dinerito".

Y el PRI repite la estrategia fallida de Calderón, en 2015 le pueden decir adiós a la mayoría en el congreso y en 2018 a la presidencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.